COMO LIDIAR CON GENTE NEGATIVA SIN QUE PIERDAS LOS NERVIOS.

20170926_111419

Al igual que los virus contagian enfermedades, las personas negativas transmiten parte de esa mala energía a los que les rodean. Todos hemos sentido alguna vez los efectos secundarios de un amigo/a o compañero/a de trabajo negativo/a. Este tipo de personas son capaces de desgastar a cualquiera. La energía destructiva y el drama les siguen a todas partes.

Desafortunadamente, vas a tener que lidiar con muchas personas negativas a lo largo de tu vida. Estas personas pueden realmente desmotivar cualquier conversación. No importa lo que tú digas, ellos tienen la manera de hacer girar las cosas hacia una dirección negativa. Algunas pueden ser tan negativas que hasta puedes sentir una especie de drenaje de energía sólo al estar cerca de ellas.

La negatividad de los demás puede tener un efecto en tu bienestar personal. Así que para cuidar tu bienestar, es importante evitarlo cuando sea posible y neutralizarlo.

Por suerte, existen maneras de lidiar con las personas negativas. Las siguientes estrategias te permitirán hacerlo de una manera clara y efectiva:

1. COMPARTE MOMENTOS DIVERTIDOS E INTENTA VIVIR EXPERIENCIAS PLACENTERAS:

Es difícil para las personas ser negativas cuando se están divirtiendo.

2. NO HAGAS CASO A LOS COMENTARIOS NEGATIVOS:

Una forma de ayudar a una persona negativa a que “entiendan el mensaje” es ignorar sus comentarios negativos. Si él o ella entran en una espiral negativa, ignóralos o da un simple “entiendo” o “de acuerdo” como respuesta. Por otro lado, cuando él o ella estén siendo positivos, responde con afirmación y entusiasmo. Realiza esto con frecuencia y pronto se darán cuenta que la positividad vale la pena. Ellos se ajustarán a ser más positivos en consecuencia.

3. ELOGIA LAS COSAS POSITIVAS:

Las personas negativas no sólo son negativas hacia los demás. También son negativos hacia ellos mismos. Si tú ya te sientes negativo al estar con ellos, imagina cómo deben sentirse ellos todo el tiempo. ¿Cuáles son las cosas buenas de esa persona? ¿Qué te gusta de esa persona? Reconoce las cosas positivas de él o ella y alábales por eso. Él o ella puede que se sorprendan al principio y podrían rechazar el cumplido pero en el interior se sentirán positivos gracias a ello. Esa es la primera semilla de positividad que tú estás plantando en él o ella y que va a florecer a largo plazo.

4. ESTABLECE LÍMITES:

No te sientas presionado a escuchar a alguien negativo. Su energía se colará en tu propia vida y, aun sin que te des cuenta, afectará tu actitud. Establece límites y pon una distancia entre tú y esta persona. Si tienes que estar alrededor de alguien así, busca interactuar lo menos posible con él o ella. Quizás no puedas controlar las actitudes negativas de alguien, pero sí puedas decidir si dejarás que te afecten o no.

5. NO ENTRES EN UNA DISCUSIÓN:

Una de las cosas más importantes es no debatir con una persona negativa. Las personas negativas probablemente tienen opiniones muy firmes y no va a cambiar eso sólo por lo que has dicho. No importa lo que tú digas, él o ella podrá encontrar 10 razones diferentes para respaldar su punto de vista. La discusión acabara en un remolino de más negatividad y te desmoralizara en el proceso. Tú puedes dar comentarios constructivos y si esa persona los refuta sin signos de dar su brazo a torcer, no le dediques más tiempo.

6. OFRÉCELES AYUDA Y COMPRENSIÓN:

Aunque parezca extraño las personas negativas a menudo están necesitadas de amor, atención y comprensión. Una buena técnica es escuchar e intentar comprender el problema y, a continuación, ofrecer nuestra ayuda para solucionar aquello que le hace sentir mal. Incluso sería bueno dar un abrazo como muestra de amor.

7. PLANEA UN ESCAPE:

Usualmente el negativismo proviene de permanecer en un estado negativista por mucho tiempo. Una buena manera de colaborar con esa persona cercana, es proponerle un escape a la rutina. Esto puede ser tan simple como salir a caminar, ir a un parque, practicar un deporte divertido… etc. Un completo cambio de escena frecuentemente te ayuda a disminuir la presión del negativismo y a reintegrarte con tu felicidad.

8. PASA EL RATO CON 3 O MÁS PERSONAS:

Tener a alguien más en la conversación funciona de maravilla para aliviar la carga. En una comunicación de uno a uno toda la negatividad será dirigida hacia ti. Con otra persona en la conversación no tienes que soportar todo el peso de la negatividad.

9. EMPATIZA CON ELL@S:

¿Alguna vez te has sentido realmente molesto por algo y entonces alguien se te acerco y te dijo “relájate”? ¿Cómo te sentiste?… ¿Tú te relajaste como propuso esa persona o te hizo sentir aún más exaltado?

La gente que es negativa (o que este molesta según sea el caso) se benefician mucho por oír una sugerencia/solución comprensiva de lo que él o ella deben hacer. Al ayudarlos a hacerles frente a sus emociones, las soluciones vendrán automáticamente a ellos (soluciones que siempre han estado dentro de ellos de todos modos).

10. REDUCE O EVITA EL CONTACTO CON ELL@S:

Si todo lo demás falla, reduce el contacto con ellos o evítalos por completo. Si se trata de un buen amigo, él o ella sabrán ver la gravedad de su problema e intentaran resolverlo. No es saludable pasar mucho tiempo con gente que te drena psicológicamente. Tu tiempo es valioso por lo que pásalo con gente que tenga efectos positivos sobre ti.

“Si aceptas las expectativas de los demás, especialmente las negativas, entonces nunca cambiaras el resultado.”
Michael Jordan

Tratar con personas negativas no es nada fácil y requiere de mucha paciencia y comprensión. RESPIRA PROFUNDAMENTE…

¡Espero que estas estrategias te sean de utilidad! 😉 ¡Hasta la próxima! 😊

Anuncios

COMO VIVIR EL MOMENTO PRESENTE, AQUÍ Y AHORA. MI INICIO EN LA PRÁCTICA DEL MINDFULNESS.

20160517_195152

Un antiguo proverbio zen dice “Cuando camines, camina. Cuando comas, come”. A primera vista puede parecer algo muy lógico, pero lo cierto es que este consejo saca a relucir el principal problema que afecta a muchas personas en la sociedad actual: la incapacidad para vivir el momento presente. Vivir el momento presente es algo de lo que todos somos conscientes, pero que muy pocos hacemos realidad debido a las prisas, el trabajo, el estrés y otros muchos factores que hacen que cada día sea como otro cualquiera. Solamente, cuando nos encontramos enfermos o ante una situación adversa somos conscientes del aquí y el ahora, de nuestro presente, ese que ignoramos sin darnos cuenta.

Nuestra mente gasta alrededor del 70% de su tiempo reproduciendo memorias y creando escenarios de “momentos perfectos”. Sólo en un 30% de nuestro tiempo realmente estamos viviendo el presente. Lo malo no es que invirtamos tan poco tiempo, sino que mucha gente nunca logra vivir en el ahora.

Observa bien y te darás cuenta que todos los días son únicos, nuevos y especiales. Nada en esta vida se repite, de tal manera que sin importar tu pasado o cuan incierto es el futuro, no deberá importarte porque no existe, de lo único que estamos seguros es de nuestro ahora.

Este día, hoy, es lo único que tenemos seguro. Dedícate a cultivar esa reacción al gran regalo que es este día único y aprende a vivirlo como si fuera el primero y el último de tu vida.

Puede que ni siquiera te hayas dado cuenta, así que es un buen momento para centrarte aquí y ahora. Cuando nos concentramos en cada detalle, por ínfimo que nos pueda parecer, aprendemos a disfrutar de las situaciones, nos implicamos en cuerpo y alma e incluso cambia nuestra percepción del mundo que nos rodea.

Algunas ideas para ello:

1. SIENTE MÁS, PIENSA MENOS.

Intenta disfrutar con todos tus sentidos de una experiencia, sin valorarla o pensar sobre ella, simplemente siéntela. Puedes estar sentado en un banco y vivir ese momento de forma más consciente, participando con todos tus sentidos: lo que escuchas, lo que hueles, lo que ves, lo que tocas, etc.

2. VIVE ADEMÁS DE PLANIFICAR.

Ponerse objetivos  e invertir un tiempo en planificar los pasos a seguir para su consecución es un aliciente para el cambio y la evolución, sin duda. Sin embargo, no te olvides de disfrutar en el proceso, empieza a pasártelo bien desde el minuto uno en que diseñas el boceto de lo que vas a vivir dentro de un tiempo. Procura que tu presente tenga un sentido por sí mismo, que no se convierta sólo en un medio para alcanzar algo futuro.

Cada día tiene su función, y no se trata de gastarlo, sino de invertirlo y sacarle provecho.

3. CONECTA CON TU EMOCIÓN PRESENTE, SEA LA QUE SEA.

A veces tendrás que pasar por un periodo difícil. Puede que te toque sentir dolor, rabia, tristeza o enfado. Puede que tiendas a evitar esa emoción, negarla o incluso concentrarte constantemente en cuándo dejarás de sentirla. Déjala estar, piensa que tiene su razón de ser. Es el sentimiento que pertenece a este fragmento de tu vida aquí y ahora.

Una emoción puede ayudarte a anclarte en tu momento presente. Si además lo que te invade es alegría, satisfacción, ternura, ilusión, etc. te será más fácil dedicarle unos instantes de consciencia. Lo que sientes hoy, aquí y ahora, es una señal de que estás vivo.

4. BUSCA MOMENTOS PARA QUE LO QUE HAGAS SEA NO HACER NADA.

Suena raro, pero es difícil encontrar momentos para no hacer nada. Pareciera como si tuvieras que hacer constantemente algo. Hasta el ocio se llega a plantear como una sucesión de actividades encadenadas que dificultan la atención plena en el presente.

Rescata algún instante para tu desconexión, deja que tu mente se vacíe, sin juzgarte por ello. Crea algún paréntesis que no te obligue a ser productivo, simplemente permítete estar en el mundo con los otros, tal y como tú eres, sin necesidad de hablar, realizar o expresar.

5. VUELVE.

Cuando te pilles a ti mismo rebobinando una escena de tu pasado, piensa realmente lo que estás dejando de vivir en ese instante por retrotraerte a algo que ya no está y que no se puede modificar. Vuelve a tierra, lo que ocurre aquí y ahora es lo único real, el resto ya no existe.

Para alcanzar ese estado de conciencia plena del momento presente me he propuesto iniciarme en la práctica del MINDFULNESS.

En Psicología el término mindfulness se utiliza para referirse a una cualidad de nuestra mente que implica estar plenamente presentes en un instante determinado, como si no importara nada más fuera de ese momento. No obstante, se trata de una práctica milenaria que tiene sus raíces en la filosofía budista y que se enfoca en la experiencia como una fuente inagotable de conocimiento.

De esta manera nos liberamos del lastre que representan algunas experiencias del pasado y dejamos de preocuparnos por lo que nos deparará el futuro. A través del mindfulness logramos un estado de relajación y bienestar que se refleja positivamente en todas las facetas de nuestra vida e incrementa nuestra confianza y autorrealización.

El objetivo es lograr un profundo estado de conciencia y se usan varias técnicas concretas para alcanzarlo. Perseguimos conseguir que nuestra conciencia se relaje y no elabore juicios de nuestras sensaciones, sentimientos o pensamientos. Saber qué acontece en nuestro fuero interno en cada instante.

El mindfulness  consigue separar la persona de sus pensamientos para poder reconocerlos y poner en duda los patrones mentales, otorgando un gran peso al aquí y el ahora mediante una atención total al momento presente.

Para ello dedicaré 30 minutos al día a ir aclimatando mi cuerpo y mi mente a nuevas sensaciones e ir construyendo y perfeccionando poco a poco estados ideales de MEDITACIÓN.

Para terminar te dejo un fragmento de la película El Guerrero pacífico. Trata sobre la superación personal de un joven gimnasta, con un peculiar profesor que le hace conectar con su presente y con todo lo que le rodea, incluido el mismo.

PD: Si quieres recibir mis post en tu correo electrónico dale al boton de SEGUIR que aparece más abajo y te prometo que recibirás contenido útil e interesante.

¡Hasta la próxima! 😊

 

 

 

NO TE TOMES LA VIDA DEMASIADO EN SERIO.

20170908_112802

En el mundo en el que vivimos, tomarte las cosas en serio puede ser un atributo excelente, demuestra que eres trabajador, sincero y humanitario. Pero tomarte las cosas demasiado en serio puede causarte un estrés innecesario y hacer que te preocupes por cosas que no valen la pena. Tal vez tu instinto natural sea responder a todo de forma crítica , desde corregir a otros constantemente a señalar siempre la parte negativa de las situaciones. De ser así, podrías perturbar el estado de ánimo de la gente que te rodea y hasta desperdiciar una gran parte de tu energía.

Cuando nos preocupamos mucho por las cosas solemos estresarnos. En ocasiones vivimos llenos de problemas que nosotros mismos hemos creado. Difícilmente nos detenemos por un momento a reírnos de nosotros mismos, a disfrutar de la vida a pesar de nuestros errores y a saber con certeza que somos valiosos seres humanos. Con montones de virtudes y cualidades… pero al fin y al cabo humanos.

Pienso que la vida es para gozarla, disfrutarla, en este mundo tenemos montones de maravillas por aprovechar y nuestra misión es ser felices. ¿Para que preocuparse tanto?,¿Porque más bien no nos enfocamos en las cosas buenas?.

Yo prefiero 100 veces poderme reír con mis amigos y familiares de mi mismo porque tengo la cabeza “a las tres de la tarde” y no recuerdo donde tengo el teléfono cuando lo tengo en la mano, que estar pensando que me está fallando la memoria y que tendré que empezar a tomar medicamentos desde ya.

Hay que tomarse en serio cada día porque no va a volver, hay que tomarse en serio las responsabilidades, la familia, los amigos, disfrutar, crecer y avanzar, hay que tomarse en serio ser mejor cada día, quejarse menos y cuidarse más. Pero también hay que tomarse en serio las preocupaciones y los problemas y no hacerlos más grandes de lo que son, no perder el tiempo buscando culpables sino emplearlo en encontrar soluciones. Nadie está libre de los problemas y las dificultades, pero si eres libre de elegir que hacer con ellos.

Lo que ocurre con tomarte la vida tan en serio, es que las personas creen que con esto estarán satisfaciendo una necesidad de la sociedad, estarán dejando en alto su reputación y obtendrán respeto de los demás. Sin embrago, a largo plazo vale muchísimo más invertir en uno mismo que invertir en otras personas.

Una vez que seas consciente de que te tomas la vida demasiado en serio, verás que hay muchas maneras diferentes de aprender a relajarte que te podrían ayudar a mejorar tu calidad de vida:

1. DEJAR IR LA EXPECTATIVAS Y LA NEGATIVIDAD.

Dejar ir los “deseos”, “necesidades”, “deberes” y “obligaciones”, podría no solo ser de utilidad para que comiences a relajarte, sino que también podría limitar la negatividad que te rodea y te hace estar serio. Aprende a dejar ir el concepto de la perfección. Nada es perfecto, la imperfección añade carácter y dejar ir cualquier expectativa de perfección te ayudará a relajarte y a concentrarte en lo positivo que tienen todas las personas y las situaciones.

2. EVITA LAS SITUACIONES ESTRESANTES.

El estrés puede ser uno de los factores más significativos en tu incapacidad para relajarte. Evitar las situaciones estresantes podría minimizar la tensión y ayudarte a cultivar el positivismo y a que te relajes a un nivel más general.

3. LIBERA TU TENSIÓN.

La tensión puede contribuir a los sentimientos de seriedad y rigidez. Liberar tensión a través de actividades tales como el ejercicio o el masaje te podría ayudar a relajarte y a tomar las cosas con más calma.

4. LIMITA LA NEGATIVIDAD.

Limitar la negatividad en tu vida te ayudará a calmarte y a crear más positivismo en tu entorno.

5. LIMITA O ELIMINA DE TU VIDA A LA GENTE NEGATIVA.

La gente de la que te rodeas tiene un impacto significativo en tu vida. Limitar o eliminar a las personas negativas y serias de tu entorno y reemplazarla con gente positiva y divertida te ayudará a tomar las cosas con más calma.

6. PERDONATE A TI MISMO Y PERDONA A LOS DEMÁS.

Guardar resentimientos y pensar demasiado en tus imperfecciones solo enfatizará tu actitud negativa y tu seriedad. Perdonarte a ti mismo y perdonar a los demás puede minimizar tu tensión, facilitar que te concentres en lo positivo sobre ti mismo y los otros y enseñarte a tomar las cosas con más calma.

7. VE EL LADO HUMORÍSTICO Y POSITIVO EN TODAS LAS SITUACIONES.

Probablemente, aun las situaciones más difíciles tengan algunos momentos positivos y divertidos. Tal vez estos no sean claros de inmediato, pero si puedes reconocerlos y reírte, a la larga podrás tomar las cosas con más calma.

8. RÍETE DE TI MISMO.

Parte de encontrar el lado cómico de cualquier situación es tener la habilidad de reírte de ti mismo. No solo que esto te podría ayudar a relajarte y a tomar las cosas con calma, sino que también hará que quienes te rodean se sientan más cómodo. Si puedes ver el lado cómico de tus imperfecciones podrás aceptarte a ti mismo y demostrarle a los demás que no te tomas demasiado en serio.

9. RODEATE DE PERSONAS  POSITIVAS, COMPRENSIVAS Y DIVERTIDAS.

Tener gente positiva, comprensiva y divertida a tu alrededor, te ayudará a cultivar una actitud positiva y divertida y te podría enseñar a tomarte las cosas menos en serio. Por otro lado, rodearte de personas positivas también te ayudará a contrarrestar la negatividad. Estas personas no necesariamente tienen que estar de acuerdo con todo lo que hagas, pero deberían decirte la verdad sin juzgarte de ninguna manera. Los amigos y colegas positivos no solo siempre tienen presente lo que más te conviene, sino que también te pueden ayudar a que aprendas a confiar en ti mismo y, a su vez, a no tomarte tan en serio.

10. EXPONTE A SITUACIONES DIVERTIDAS.

Las investigaciones médicas apoyan el viejo dicho de que la risa es la mejor medicina. Exponerte a las situaciones divertidas a través de los chistes o los medios, como por ejemplo las películas, puede ayudarte a aliviar el estrés y a no ser tan rígido y serio. Cualquier tipo de risa es bueno, siempre y cuando no sea a costa de otra persona. Considera la posibilidad de ver películas o programas de televisión chistosos, leer libros divertidos o simplemente ver a un cómico que te haga reír. Todo esto te dará la oportunidad de relajarte y de calmarte.

11. ESTABLECE UNA PRÁCTICA DIARIA DE MEDITACIÓN.

La meditación es un método poderoso para mejorar la concentración y relajarse. Dedica unos minutos al día para meditar y obtener los beneficios que aporta y, a la vez, considera cómo te puede ayudar a no tomarte las cosas tan en serio.

12. INCORPORA LA MÚSICA A TU VIDA.

Escuchar música con más frecuencia puede ser una forma excelente de cambiar tu estado de ánimo porque ayuda a exagerar ciertos sentimientos. Esto significa que si tratas de relajarte y concentrarte en las partes más alegres de la vida, escuchar música alegre puede centrar más claramente tu atención en esos aspectos. Trata de escuchar música de ritmo rápido en tonalidades mayores. Cualquier género funcionará, siempre y cuanto te haga sentir relajado y cómodo.

↪️ Pincha aquí para ver mi cuenta de Spotify

¡Espero que te guste! 😉

13. BUSCA OPORTUNIDADES PARA REÍR Y BROMEA PARA COMBATIR LAS FRUSTRACIONES MENORES.

Al aumentar la tendencia a reír más, de forma intencional, recordarás cuánto humor hay en todas las situaciones. Siempre habrá pequeños inconvenientes que se interpongan en tu camino, pero siempre tienes la opción de convertirlos en chistes…

14. REFLEXIONA SOBRE LA BÚSQUEDA DE LA PERFECCIÓN.

La seriedad excesiva a veces puede surgir por esforzarse demasiado para vivir la vida de una forma en particular. Aunque las metas son excelentes, perseguirlas con tanta intensidad puede hacer que los pequeños contratiempos parezcan obstáculos enormes, lo cual hará que las cosas que tomes en serio sean cada vez más insignificantes.

15. APRENDE LOS EFECTOS DE LA SERIEDAD EXCESIVA.

Uno de los principales inconvenientes de tener una actitud seria todo el tiempo es que tus posibilidades de correr riesgos y tener iniciativa son muy limitadas. Un énfasis excesivo en la seriedad crea una forma restringida de entender a qué vale la pena dedicarle tu tiempo y a qué no. Cuando ignoras las cosas que te intrigan o que te hacen sentir bien de una forma incalculable, puedes llegar a perder un poco de tu habilidad natural para ampliar tus horizontes.

“La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos” Charles Chaplin

¡Hasta la próxima! 😊